Publicación Anterior

10 Actividades veraniegas en Lima

Bea - 22 enero, 2016
Siguiente Publicación

Ainhoa

Bea - 22 enero, 2016

Kerity y la casa de los cuentos: el olvido que no queremos para los libros

Bea - 22 enero, 2016
ainhoa-portada
kerity-y-la-casa-de-los-cuentos-portada

Kerity y la casa de los cuentos cayó a mis manos casi por casualidad. Me encanta el cine de animación francés, pues, considero que, junto a Miyazaki, son maestros en el arte de contar buenas historias para la gran pantalla. ¿No es acaso ese el verdadero sentido de hacer cine?

Pues a pesar de mi afición a este tipo de cine ni había oído hablar de este título ni tampoco de su director, Dominique Monfery. Grata sorpresa, desde luego.

Y es que, tal y como me sucedió con Ernest et Clementine de la que ya os hablé aquí, Kerity y la casa de los cuentos es una historia hermosa en su sencillez. No hay grandes artificios ni los protagonistas se ven inmersos en aventuras vertiginosas para las cuales se necesite cubrir 10 minutos de planos trepidantes.

Kerity-y-la-casa-de-los-cuentos

fuente: findelahistoria.com

Claro que esta forma de abordar la dirección de la película puede venir determinada por un presupuesto mucho menor que otras producciones multimillonarias, tipo Pixar o Dreamworks, por poner sólo algunos ejemplos. Sea como sea, la historia no necesita de muchos ceros para ser contada. En este sentido, Dominique consigue que ésta nos atrape con una trama que se va desentrañando lentamente para que la degustemos mejor.

Kerity y la casa de los cuentos no es un filme de palomitas. Es un filme de chocolate caliente y chimenea encendida. Tiene ese ritmo reconocible en el cine francés y el cuidado exquisito por la estética.

Hablando de estética, reconocemos el trazo de la brillante ilustradora Rebecca Dautremer. La artista deja su impronta sobre todo en los escenarios, lo cual subraya el carácter onírico de la historia. De hecho, el excelente trabajo de Rebecca engrandece el halo de misterio con el que Dominique envuelve el relato de la historia. Sin embargo, donde observo una pérdida del estilo más “Dautremer” es en los personajes, cuyo tratamiento del color es un poco más plano, aspecto que, en mi opinión, les resta profundidad.

kerity-y-la-casa-de-los-cuentos-

Fuente: findelahistoria.com

Al margen de aspectos puramente técnicos o formales si se desea, Kerity es un film profundo y alegórico que pone sobre la mesa la creencia (de algunos) de la falta de interés de los niños por la lectura. Así, la película nos muestra a los libros como un regalo valioso que precisamente un niño (Nathaniele) con dificultades para leer es el elegido para atesorar. Claro que, como suele ocurrir con los héroes que no esperan serlo, él no parece muy entusiasmado con la idea.

kerity-y-la-casa-de-los-cuentos

En Kerity, la estructura característica de los relatos de aventura se renueva. Aquí hay que salvar libros no princesas. Aquí hay que derrotar al miedo y a la falta de confianza en uno mismo, no a villanos o dragones.

No sé si el director ama los libros pero, desde luego, Kerity y la casa de los cuentos es una película para todos aquellos que profesamos un amor sincero hacia ellos. Y cuando el amor es verdadero jamás se olvida.

Os invito a leer el exhaustivo análisis de Javier Viruete, colaborador de la más que recomendable revista online El Árbol Rojo. Podéis acceder a él haciendo clic aquí.

¡Feliz finde!

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies