Publicación Anterior

Un nuevo curso, un nuevo printable

Bea - 11 septiembre, 2015
Siguiente Publicación

Una buena notícia y un Salvaje Road Trip por USA: Parte 1

Bea - 11 septiembre, 2015

Fantasía, la representación visual y onírica del sonido

Bea - 11 septiembre, 2015
nuevo-curso-planner-semanal-printable-portada
salvaje-roadtrip-usa-portada
fantasia-cine-niños-portada

Fantasía cuando tenía más o menos 6 años. Mucha gente piensa que no es una película para niños. Sin contradecir a nadie, yo puedo decir que me gustó tanto que no sé ni cuántas veces la ví. Desde bien pequeña me enamoré del cine. Se puede decir que, además de lectora voraz, también era espectadora ávida de mágicas historias. En casa nos alimentaban este apetito, así que crecí no sólo con muchos libros, sino también con muchas pelis en la estantería.

Fantasía es una de las películas que recuerdo con más cariño de mi infancia. No es una película con mucha narrativa, eso es cierto. Es un concierto visual donde imagen y música se funden en un regalo sublime para los sentidos.

La película es poco convencional tanto en fondo como en forma. Por eso, se la cataloga como la obra más experimental de la factoría Disney. Y también puede que sea su originalidad la que condenase la cinta a un rotundo fracaso de crítica y público. Quizá Fantasía era demasiado visionaria para 1940. Por suerte, el estudio tuvo la valentía de hacerla realidad.  Y cómo se lo agradecemos.

La película se divide en 8 piezas de música clásica que son magistralmente ilustradas por imágenes. De hecho, la animación al compás de la música alcanza una precisión sobresaliente en muchas de ellas. En cierta manera, la imagen consigue que la música “baile”, le da la vida al sonido, haciéndolo casi tangible.

Las piezas musicales son interpretadas por la Orquesta Sinfónica de Filadelfia, cuyo director fue Leopold Stokowski. Un aspecto que me gusta bastante es cómo la orquesta queda representada. Practicamente no vemos las caras de los músicos. Sus sombras se magnifican al tiempo que un juego de luces de colores acompaña el arranque de las primeras notas.

fantasia-cine-niños-7

Fuente: disneyscreencaps.com

Otro elemento muy interesante son las transiciones. Aunque algunas son mejorables, me parece deslumbrante el paso del plano de las flores bailarinas (Danza de los mirlitons) al ballet de los peces (Danza árabe) al son del inolvidable “Cascanueces” de Tchaïkovski. 

fantasia-cine-niños-6

Fuente: pinterest.com

Lo más fascinante de la película es la plasticidad de las ilustraciones combinada con algunas de las más bellas obras musicales que se han compuesto. Es tan plástica, tan llena de matices y simbolismos que quizá no sea entendible por niños. Aunque, ¿acaso importa?

Creo que Fantasía es una película contemplativa que desea enamorar la mirada. Encandilar los oídos. Sin más que no es menos.

Con todo, sí hay escenas específicamente pensadas para entretener a los más pequeños por su mayor peso narrativo. Por ejemplo, El Aprendiz de Brujo, protagonizada por Mickey Mouse, donde se representa una alocada danza de escobas. Para mí, además, esta escena es la que mejor fusiona música e imagen en movimiento. Por cierto, como dato curioso, El Aprendiz de Brujo es una pieza musical compuesta por Paul Dukas, quien a  su vez, se inspiró en un poema de Goethe. ¡Maravilloso!

fantasia-cine-niños

Fuente: lomejordenetflix.com

También hay que mencionar, La Danza de las Horas, ballet perteneciente a la ópera de la Gioconda de Amilcare Poncielli. En mi opinión, es uno de los momentos más divertidos e imaginativos de toda la cinta. Ese baile protagonizado por avestruces, hipopótamos y cocodrilos seguro que arranca más de una carcajada.

Fantasia-cine-niños-2

Fuente: whysoblu.com

Del final sólo diré que para mí, es una metáfora de la vida mostrada de una forma muy mística. Incluso se podría asimilar una cierta representación religiosa del cielo y el infierno. Aceptemos o no esa dualidad, lo que sí es cierto, es que oscuridad y luz luchan entre sí. Se pasa de una estética sombría a una donde la luz lo invade todo. Es un final esperanzador y brillante a la altura de la pieza musical a quién acompaña: Ave Maria de Schubert.

fantasia-cine-niños-5

Fuente: conversationsaboutther.com

De pequeña amaba las películas de Disney. De mayor ya no las amo tanto. Pero con Fantasía me sucede todo lo contrario. Cada vez que la vuelvo a ver, me vuelvo a enamorar de la desbordante creatividad de  cada plano. Del preciosismo de sus ilustraciones. De la precisa técnica de animación empleada. Y cómo no, de la delicadeza de cada una de sus melodías.

La amo a pesar de su complejidad.  La amo a pesar de su rareza. En ambos aspectos es donde radica su belleza.

Fantasía nos desafía como así lo hace el arte. Y lo hace porque es arte en sí mismo. Cohesiona diversos lenguajes artísticos creando una película libre y de gran profundidad. Hoy en día, 70 años después de su estreno, se sigue debatiendo si es o no una película  para niños. Aún a riesgo de que no sea para ellos,  yo no perdería la oportunidad de ponérsela y ver su reacción. Porque, para bien o para mal, Fantasía no deja a nadie indiferente.

Por último, os recomiendo que visitéis Disney Latino donde han recopilado 15 curiosidades sobre este magnífico filme.

fantasia-cine-niños

Y vosotros, ¿habéis visto Fantasía? ¿Os gustó?

¡Feliz fin de semana!

 

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies