Publicación Anterior

Vikingos,mosqueteros, animales y mucha, mucha diversión en Puydufou

Bea - 16 agosto, 2013
Siguiente Publicación

Memory Cards para aprender a través del juego

Bea - 16 agosto, 2013

El Mago de Oz vs.Oz, un mundo de fantasía

Bea - 16 agosto, 2013
magodeozvsozmundodefantasia-imagen-destacada

Seguramente habrán muchos niños que hayan ido al cine a ver el filme de Disney “Oz, un mundo de fantasía” sin haber visto “El Mago de Oz” o leído la novela del mismo nombre escrita por L. Frank Baum.  Pues bien, este post va dedicado a  todos esos padres nostálgicos que soñaron con Dorothy y que salieron decepcionados del cine cuando llevaron a sus hijos a ver “Oz, un mundo de fantasía”. Queremos establecer un diálogo abierto  y crítico con todos vosotros, del que pueda surgir una comparativa constructiva de ambos filmes. Si os apetece, cogemos palomitas y empezamos a buscar las diferencias.  Lo primero de todo y para refrescar la memoria, os adjuntamos los tráilers de ambas películas.

DIFERENCIA NÚMERO 1. La historia.

Esta es la principal diferencia que apreciamos. “El Mago de Oz” de Victor Fleming, pese a las diferencias con la novela de Baum, es una adaptación cinematográfica de la misma. Mientras que “Oz, un mundo de fantasía”  readapta el clásico, dejando atrás la historia original, (aunque al principio de la película parece que lo que se nos vaya a contar sean los orígenes del mago de Oz). Naturalmente, hay similitudes con la historia original. Por ejemplo, la llegada a Oz del mago también se desencadena por la presencia de un tornado en Kansas City. O para la transición del mundo real al fantástico, también se emplea el recurso de la imagen de los tonos sepia a la de color. Son pequeños guiños de los guionistas a la historia de Baum para construir un argumento, en mi opinión, edulcorado en exceso y nada original. La estructura “chico (mago) debe salvar el reino de la chica guapa (en este caso, bruja buena) centra toda la historia (si es que la hay)  y lejos de añadir novedad al filme, lo único que hace es convertirlo en un relato aburrido y previsible, con situaciones y diálogos carentes de todo interés. Disney lleva el clásico a su estilo de contar los clásicos, convirtiéndolo en una fábula moralista donde la bondad es la mejor virtud que alguien puede tener. Lástima que no se dé cuenta que la moraleja sin historia no funciona. A los niños les gustan las historias. Y por eso, los padres pagan por ellas. ¿Se le habrá olvidado esto a Disney?

Ciudad_Esmeralda_El_Mago_de_Oz

Ciudad Esmeralda. El Mago de Oz (1939)

Ciudad-Esmeralda-Oz-un-mundo-de-fantasía

Ciudad Esmeralda. Oz, un mundo de fantasía (2013)

DIFERENCIA NÚMERO 2. Los personajes. 

La diferencia aquí, la voy a dirigir a las emociones que cada uno de los personajes transmiten, ya que es obvio que no son los mismos. Es cierto que los personajes de las tres brujas de “Oz, un mundo de fantasía” coinciden con “El Mago de Oz”. Reconocemos con el mismo nombre a Glinda, la bruja buena del Norte que también viaja a través de una mágica burbuja, tal y como la conocimos en “El Mago de Oz”. Las dos brujas hermanas, la bruja mala del Este y la bruja mala del Oeste aparecen en esta segunda adaptación con nombres propios, Evanora y Theodora. Ambas comparten protagonismo en el papel de personajes que encarnan el mal pero el peso acaba recayendo sólo en una de las dos. De este modo, el personaje que queda en segundo plano queda totalmente desdibujado en la mitad de la película. Pienso que los guionistas podrían haber jugado más con la relación de las dos hermanas brujas, lo que le habría dado a ambos personajes muchos más matices. Algo que hubiese repercutido de forma directa en la historia, imprimiéndole un mayor dinamismo y mayores sorpresas en el desarrollo de la trama.

glinda-personajes-oz-mundo-de-fantasia

Glinda, la bruja buena del Norte, interpretada por Michelle Williams en Oz, un mundo de fantasía.

TheodorayEvanora-rachel-weisz-y-mila-kunis-en-oz-un-mundo-de-fantasia

Theodora y Evanora, interpretadas por Rachel Weisz y Mila Kunis en Oz, un mundo de fantasía.

Pero voy a volver a lo que decía de dirigir la detección de diferencias entre los personajes, al modo en cómo éstos transmiten emociones. Quizá “El mago de Oz” cuenta con la ventaja de la buena construcción de personajes de su escritor, algo que se refleja perfectamente en la película. Cada uno de ellos posee su personalidad propia, sus debilidades y fortalezas que dan pie a la identificación, sin olvidar ese punto divertido que entretiene y hace que irremediablemente esbozemos una sonrisa.

el-mago-de-oz-personajes

Dorothy (Judy Garland), el hombre de Hojalata sin corazón (Jack Haley), el espantapájaros sin cerebro ( Ray Bolger) y el león cobarde (Bert Lahr) en El Mago de Oz.

 

Desgraciadamente, en “Oz, un mundo de fantasía”  los personajes pasan por la historia de puntillas, las emociones se muestran en actuaciones forzadas hasta tal extremo que, sinceramente, pensamos que los niños se identifican más con los efectos especiales (de esos hay a raudales, por cierto), que en el Mago, protagonista absoluto de la historia. En cuanto a los personajes secundarios que acompañan al protagonista, sinceramente, lo único relevante es el guiño al País de Porcelana descrito por Baum en su novela, a través de la Muñeca de Porcelana. Y sí, aún siendo de porcelana, es una de las interpretaciones más creíbles de todo el filme.

foto-oz-un-mundo-de-fantasia-26-255

DIFERENCIA NÚMERO 3. La música.

Está claro que en el caso de “El Mago de Oz” se trataba de una película musical en toda regla. Pero es que la inclusión de un tema de la calidad de “Somewhere over the rainbow” nada más iniciarse el filme, lo convierte en una película donde la música se utiliza de una forma magistral, al margen de su género cinematográfico. Menos mal que lo incluyeron, ya que en un principio se descartó su inclusión en el filme.

Por otro lado, la música en “El Mago de Oz” contribuye a dar ritmo a la historia, convirtiéndose en un elemento más, que aparece justo cuando hace falta para enganchar a los niños, sin caer en la ñoñería ni en el excesivo infantilismo.

De hecho, la principal diferencia en cuanto a la música entre las dos películas, es que mientras una, la utiliza como hilo conductor de la historia, la otra la emplea como fondo para subrayar el despliegue de efectos especiales y colorido efectista de sus escenarios (en nuestra opinión, lo más destacable de toda la película).

Y hasta aquí llega nuestro repaso por las diferencias principales entre estas dos películas que parten de una misma novela para la construcción de su guión. Pero seguro que vosotros podéis aportar otras muchas, incluso algunas mucho mejor argumentadas que las nuestras.Y a los que hayáis experimentado ver ambas películas con vuestros pequeños, nos encantaría saber cuáles han sido sus reacciones. Seguro que no tienen desperdicio.

¡Esperamos vuestros comentarios!

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies