Publicación Anterior

Un año de aprendiz

Bea - 26 mayo, 2017
Siguiente Publicación

Cómo no organizar un cumple: primera fiesta de Ainhoa

Bea - 26 mayo, 2017

El juego desde el respeto

Bea - 26 mayo, 2017
unaño-portada
juego-portada

Hace meses que dije que hablaría sobre el juego desde mi propia experiencia con Ainhoa. Me hubiese gustado hacerlo antes (como tantos otros post que tengo pendientes desde hace tiempo) pero ahora pienso que este es el momento más adecuado para hacerlo.

juego-respetado

Antes de tener a Ainhoa ya sabía de la importancia que tiene jugar en la primera infancia. Durante el embarazo y su primer mes fui informándome más sobre qué tipo de actividades eran las más adecuadas para un óptimo desarrollo. Conocía las pedagogías Montessori, Reggio Emilia, Waldorf y Pickler pero no había profundizado en cada una de ellas. Fue también en esa época que comencé a leerlas de forma más exhaustiva. No puedo decir que sólo me guste o aplique una. Todas tienen algo que me fascina en lo concerniente al juego.

Cada pedagogía me ha enseñado un aspecto diferente del juego infantil. Y creo que eso es sumamente enriquecedor para el tiempo de juego de Ainhoa

Ahora, más allá del tipo de actividad o de las pedagogías en las que me he inspirado, lo que siempre he tenido presente es una cosa: el respeto. Respetar los tiempos de mi hija, respetar su ritmo de aprendizaje, respetar sus propios intereses. En definitiva, respetar su YO sin caer en la tentación de intentar limitarlo con “lo que se supone debe hacer a una determinada edad”.

Veo el juego como un elemento determinante en el crecimiento a todos los niveles de mi hija. Por eso, su juego, el individual o el que a veces compartimos Koky y yo con ella, va en consonancia con nuestra manera de criar. 

Dicho todo esto, ¿Cómo jugamos? ¿Cómo juega Ainhoa?

Nosotros iniciamos lo que se podría denominar “juego” cuando ella tenía dos meses. Lo pongo entre comillas porque básicamente a esa edad lo que hicimos fue colocarla en un gimnasio con estímulos visuales (en su mayoría con contrastes blanco, negro y rojo que son los colores que con mayor facilidad ven a esta edad). Sin tratar de forzar nada, lo que hacíamos era observar cómo interactuaba con dichos estímulos.

juego

Ahora bien, enseguida nos dimos cuenta que a esa edad y hasta los 3 meses, su juego preferido eramos nosotros mismos. Le hablábamos y cantábamos todo el tiempo. Por otro lado, notamos la necesidad (suya y nuestra) de contacto físico permanente. Así que la porteábamos  tanto en casa como fuera de ella.

Cuando cumplió 4 meses, le preparamos un espacio de juego propiamente dicho. Nuestras premisas a la hora de crearlo fueron sencillas: que fuese seguro, que permitiese colocar los juguetes a su altura y que fuese diáfano para facilitar el movimiento libre. Claramente, como muchos ya os habréis dado cuenta, me inspiré en Montessori para hacerlo.

juego-respetado

En nuestro caso, el espacio de juego de Ainhoa lo ubicamos en el salón comedor. El motivo fue por una cuestión práctica. Esta zona de la casa es la más grande de todas y es en esta sala donde tenemos una estantería que nos permitía tener todos los juguetes al alcance. Además, al tener varios huecos, este mueble ha ayudado a Ainhoa en su desarrollo motriz y autonomía. Al estar los estantes abiertos se apoyaba en ellos y así consiguió levantarse.

Ahora que está comenzando a caminar, los emplea para desplazarse. Y como los estantes donde están sus juguetes se encuentran a su altura, ella misma es capaz de coger el que quiere sin nuestra ayuda (a no ser que veamos que la necesita o la pida en el lenguaje que sólo ella entiende, jejeje)

juego-respetado

En cuanto a qué tipo de juguetes y/o actividades conforman “su juego”, principalmente los voy a clasificar en cuatro grupos (para que me entendáis y no sea tan lioso):

1. Pocos juguetes pero significativos.

Tanto Koky como yo pensamos que tener más juguetes no necesariamente favorece el juego. A la hora de comprar juguetes privilegiamos que sean de materiales nobles, a ser posible respetuosos con la naturaleza, que permitan la exploración y estimulen su curiosidad y creatividad.

juego

2. Libros-juego a su alcance.

A los 3 meses le compramos unos libros de tela para que se fuese familiarizando con la forma del libro. Cuando tenía 6 meses le compramos unos libros en cartoné muy básicos en contenido y de tamaño pequeño para que pudiese agarrarlos con sus manitas. Hasta hoy que ya tiene 12 meses continúa jugando con ambos tipos de libros, sobre todo con estos últimos. Le fascina abrirlos y cerrarlos e incluso ha comenzado ya a señalar las ilustraciones. En este sentido, aprovecho para decirle en voz alta el objeto, animal o persona que describe cada ilustración.

juego-respetado

3. Movimiento libre y contacto con la “naturaleza”  todos los días.

La mayor parte del tiempo Ainhoa juega sola en su espacio mientras la observamos. Por supuesto, si yo intuyo por sus gestos o por su voz que ella me está pidiendo que intervenga, lo hago. Esto implica que ella puede moverse por su zona de juego como le plazca. Por algo hemos preparado este espacio para que sea totalmente seguro.

Por otro lado, todos los días pasamos una hora y media más o menos en el parque. Cuando era muy pequeña (2-3 meses) lo que hacía era portearla. Así ella podía ver los árboles o escuchar otros sonidos distintos a los de casa como el canto de los pájaros. A partir de los cinco meses comencé a dejarla en un mat en el parque. Dejé de llevarlo cuando comenzó a reptar y posteriormente a gatear, ya que le gustaba más estar en la hierba. Al principio de este punto puse “naturaleza” entre comillas. Y es que no se puede llamar  propiamente “naturaleza” a un parque urbano. De todas maneras, el parque le ha permitido a Ainhoa entrar en contacto con la hierba, las hojas, la tierra, las pocas piedras o ramas que en él encontramos, los troncos de los árboles o las flores. Asimismo, siempre que podemos nos escapamos a la playa o la montaña para que la interacción con la naturaleza sea real. Ya os conté nuestra experiencia aquí y aquí.

juego-respetado

4. Juego sensorial y desestructurado.

El despertar de los sentidos me parece súper importante para los bebés. La estimulación sensorial a través del juego, la aplicamos de una manera desestructurada. Esto incluye botellas sensoriales, cajas de cartón o de huevos, bolsas llenas de papel periódico, escuchar y cantar canciones (no sólo infantiles, de todo tipo),  experimentar con la comida o utilizar un panel sensorial como el que construimos hace unos meses y os mostraba en este post

Este post para nada pretende ser una guía de cómo se debe jugar. No me gustaría que se tomara por ese lado. Lo que he tratado de expresar a lo largo de este texto es que también se puede respetar al niño cuando juega.

El juego también es una forma de criar de manera respetuosa. A través de él también podemos amarles, protegerles, respetarles, enseñarles empatía, educarles en equilibrio con su libertad y con el límite (siempre razonable) donde ésta acaba. 

juego-respetado

Y tú, ¿cómo juegas con tu hijo?

Cuéntamelo en comentarios 😉

¡Feliz fin de semana!

Guardar

Guardar

2 comments

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies